Arafat: tres turnos y dos victorias

Arafat: tres turnos y dos victorias

 Esta semana en Platero ha sido bastante intensa, pero a la vez triunfal. Normalmente, desde la perspectiva de un adulto, es fácil percibir el objetivo de una tarea como la que desarrollamos en Platero, así como los medios de los que disponemos para realizarla. Sin embargo, desde el punto de vista de un niño de ocho, nueve o diez años; no siempre es tan evidente. Y, ojo, para explicar esto no hay que caer en la simpleza de recurrir a la candidez o la inocencia de los niños. Si algo nos han demostrado los niños de Platero en estos casi dos años de andadura, es que son más inteligentes, despiertos y resueltos que muchos de nosotros. Como decía, es más complejo que un niño comprenda el fin de nuestra labor por el simple hecho de que su mundo es mucho más pequeño y hay realidades que todavía no conoce.

 Por estos motivos nos ha sorprendido muy gratamente que Arafat (aquel gran bailarín, hijo del dueño de un kebab de Vallecas, del que ya os hemos hablado alguna vez) haya recurrido a nosotros esta semana para intensificar su ritmo de clases particulares porque está muy apurado con los exámenes del segundo trimestre. Algo que podría parecer muy lógico, para nosotros es un triunfo. Que un niño, por su propio pie, nos pida apoyo extra, más allá de sus clases ordinarias, es una gran victoria para todos por dos motivos:

  • Arafat concibe las clases de Platero como un apoyo o herramienta y no como una obligación. Ese es uno de nuestros objetivos principales, que los niños entiendan que somos un sitio al que recurrir cuando les cuesta aprobar por sus propios medios, cosa que es bastante complicada.
  • Por otra parte, es una satisfacción para nosotros conseguir que los propios niños comiencen a interesarse por aprender y aprobar.

 Sin desmerecer la actitud de Arafat, no podemos olvidarnos de los voluntarios que llevan de la mano a los muchachos en este viaje. Desde Platero queríamos dar la enhorabuena a Borja, el profe de Arafat; gran parte de este triunfo de todos es por su culpa. Por otro lado, esta semana hay que hacer mención especial a dos voluntarios que, principalmente por incompatibilidades laborales de otros voluntarios, han echado el resto triplicando turno en las clases de Platero. Estas dos personas son Rubén y Belén, dos de nuestras últimas incorporaciones. El esfuerzo extra que han realizado estos dos voluntarios ha sido admirable y ha servido para, entre otras cosas, darle a Arafat el apoyo extra que necesitaba esta semana.

 Contentos por cómo ha acabado el segundo trimestre, solo nos queda daros mil gracias a todos los que trabajáis con nosotros y nos apoyáis. ¡Ah!, casi se me olvida, permaneced atentos a vuestras pantallas porque puede que en breve vengamos con grandes y frescas noticias.

 Feliz Semana Santa a todos,

 Platero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *