Conócenos

misionespedagogicas1

 NUESTRO MODELO

Allá por el año 1931 Manuel Bartolomé Cossío hizo pública una convocatoria de voluntariado cultural para comenzar con la difícil pero encomiable empresa de lo que se conocería como “Misiones Pedagógicas”. Un cuerpo de más de 500 voluntarios compuesto por profesores, filósofos, escritores, artistas de todo tipo y jóvenes estudiantes; acudió a la llamada
de Cossío y llevaron por toda una España asolada por el analfabetismo
libros, teatro, arte y cultura.

 

NUESTRO ORIGEN

 

Manteniendo el espíritu de aquellas Misiones nace Platero, en otra España donde las necesidades son otras y las circunstancias componen un escenario completamente diferente; la misión de Platero es suplir las carencias de un sistema educativo que, a todas luces, hace aguas, sobre todo en las zonas con menos recursos disponibles. Con los medios que tengamos a nuestro alcance Platero se propone actuar de manera directa y desinteresada en aquellos barrios o comunidades donde sea necesario dar un empujón a la educación y la cultura.

 

book-2869_1920

 

MISIONES PLATERO

 

Por eso las “misiones Platero” tienen dos cometidos fundamentales en las comunidades donde comiencen a trabajar:

  • Prestar apoyo escolar a jóvenes de entornos desfavorecidos para alejar el fantasma del fracaso escolar, el cual consideramos uno de los primeros peldaños en la escalera que conduce a la exclusión social.
  • Llevar a los barrios la cultura, el arte y la formación en cualquiera de sus vertientes para crear un entramado intelectual que favorezca
    el progreso, desarrollo e independencia de las comunidades
    más castigadas de las grandes ciudades.

 

NUESTROS OBJETIVOS

 

  • Practicar y fomentar una educación moderna, dinámica y adaptada
    a las necesidades de cada persona, las cuales pueden diferir
    un mundo entre un alumno y otro.
  • Sembrar la semilla del pensamiento crítico en las personas, pues somos de la firme opinión de que un pensamiento crítico bien conformado es la llave de la libertad para el ser humano.

En pos de estos objetivos en Platero trabajamos juntos, con tantas ganas de enseñar como de aprender de todos aquellos que nos acompañen.

 

La educación dota al individuo de criterio.

Una persona con criterio puede elegir y, si puede elegir, es libre.

 

La educación es libertad.